Cultivar en Interior Hay 28 productos.

Cultivar en Interior

Subcategorías de Cultivar en Interior

  • Selección de Armarios para cultivar planta en interior:

    Estos armarios de cultivo son una solución para cultivar en interior cuando no disponemos de una habitación para colocar el cultivo.

    Hemos seleccionado las mejores Marcas especializadas en armarios de cultivo en interior, como Home Box, Secret Jardin o Hydrofarm, para que no tengas sorpresas cuando montes tu armario de cultivo. 

    Estas estructuras estan diseñadas con entradas/salidas de aire, cremalleras muy resistentes (para acceder al interior del armario) y Material exterior de cordura (muy resistente en las marcas de armarios de cultivo Home Box y Hydrofarm).

    El interior es de material reflectante de calidad, el cual se puede mojar y limpiar sin problemas. Hay distintas medidas , escoge la que mas se adapte al espacio que necesitas. Si necesitas ayuda y buscas un armario completo y configurado, aprovecha los descuentos aplicados en nuestra sección de armarios de cultivo completos, listos para enchufar y empezar a cultivar. Distintas configuraciones de armario de cultivo para todos los niveles.

    No dudes contactar con nosotros si necesitas asesoramiento. Con nosotros es fácil cultivar en interior, nosotros te ayudamos

    Todo lo que necesitas saber sobre los armarios de cultivo de planta

    Los armarios de cultivo de planta son una de las opciones más populares para poder producir este tipo de plantas en un espacio reducido y sin llamar la atención de los curiosos.

    Se trata de un sistema práctico y limpio que permite controlar cada uno de los elementos fundamentales que influyen en la calidad de una cosecha.

    Sin embargo, existen muchos factores que debemos tener en cuenta antes de comprar armarios de cultivo de planta.

    La clase de cultivo – En función de la clase de cultivo, debemos elegir un tipo de armario u otro. Existen tres posibilidades:

    •   Armarios para grandes cultivos – Producen entre 600 y 1000 gramos, especiales para profesionales.
    •   Armarios para cultivos medios – Llegan a generar entre 400 y 600 gramos de planta seca por cosecha.
    •   Armarios para minicultivos y esquejes – Albergan entre 200 y 400 gramos, son perfectos para los principiantes que quieren tener pocas plantas, llevar a cabo esquejes o mantener plantas madres.

    El espacio – El espacio con el que contemos para instalar el armario es vital para poder seleccionar las medidas del armario correctamente. Hay que medir el lugar previamente para evitar acabar comprando armarios de cultivo de planta exageradamente grandes o demasiados pequeños.

    Su nivel de resistencia – Este tipo de armarios deben ser robustos y resistentes para soportar todos los elementos necesarios para la producción tales como sistemas de iluminación, ventiladores, filtros, extractores…

    El tipo de tejido – Es importante escoger modelos fabricados con telas capaces de aislar la luz, para impedir que la contaminación lumínica afecte al cultivo. Nunca compres armarios de cultivo de planta con telas finas porque te echarán a perder tu cultivo.

    Cierres – Los cierres tienen que ser fuertes para que no se rompan con facilidad, pero también sencillos de manejar para facilitar la apertura y cierre del armario.

    Una vez hayamos escogido los armarios que mejor se adaptes a nuestras necesidades, llega el momento de seleccionar el resto de componentes necesarios para obtener una cosecha satisfactoria:

    Sistema de iluminación

    La iluminación es un elemento fundamental para conseguir una cosecha de calidad. Debemos adquirir un temporizador o un programador diario que encienda y apague las luces automáticamente, según las necesidades de la planta.

    Durante la etapa crecimiento (hasta que las plantas midan aproximadamente 25 cm) las plantas de planta precisan de 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad, mientras que en la fase de floración las plantas de planta igualan las horas de luz y de oscuridad (12 y 12).

    Sin embargo, durante la floración las horas de luz deben ser más intensas, por lo que los expertos aconsejan instalar una tela de tipo mylar en el interior del armario para aprovechar mejor la energía de la luz.

    Sobre la potencia, dependiendo del tamaño de los armarios de cultivo de planta, precisaremos una cantidad u otra:

    Espacio de cultivo

    Potencia recomendada

    0,5 metros cuadrados

    250 W

    1,5  metros cuadrados

    400 W

    1,5-2 metros cuadrados

    600 W

    3 metros cuadrados

    1000 W

    Es importante recordar que los focos deben ubicarse a aproximadamente 50/60 cms de las plantas, si disponemos de lámparas de sodio de 600 watios, o a 35/40 cms para menos potencia. De lo contrario, podríamos deteriorar la planta.

    Sistemas de ventilación – La ventilación es el aspecto que regula las condiciones óptimas para el desarrollo de las plantas. Se compone de distintos elementos:

    El extractor  - Cuya función es renovar el aire del espacio y regular el clima. Debe estar conectado mientras la luz esté encendida, mientras que en las horas de oscuridad basta con 15 minutos cada hora, aunque durante las últimas semanas de la etapa de floración se debe aumentar a 15 minutos cada media hora. Si la humedad llega a superar el 90 % hay que tenerlo conectado permanentemente.

    • El ventilador -  Este aparato sustituye al viento en el armario, moviendo el aire y logrando que se fortalezcan los tallos y las ramas para aguantar el peso de los cogollos cuando florezcan. También, facilita el intercambio de gases. Se recomienda contar con un ventilador por metro cuadrado de cultivo y tenerlo siempre encendido cuando la bombilla esté operando.
    • Intractor – Aunque no es un elemento indispensable, te ayudará a traer más aire fresco desde otra habitación o desde el exterior mejorando el clima de los armarios de cultivo de planta.  

    Controladores de temperatura y humedad en el armario –  Para poder regular la temperatura adecuada, precisaremos de controladores que contribuyan a conseguirlo.

    Por otro parte, la temperatura de estos armarios de cultivo debe situarse entre los 20 y 28ºC, nunca superar los 31ºC, ni bajar más de los 17ºC de temperatura mínima.  

    Esta variación depende de la fase en la que se encuentre la planta. Durante la etapa de crecimiento y de germinación la planta puede aguantar temperaturas más elevadas, sin embargo, durante la etapa de floración requiere de una temperatura un poco más baja.

    Por su parte, la humedad perfecta se encuentra entre el 40 y el 60%, y nunca tiene que ser superior el 75% de máxima ni bajar del 20%.

    Sistemas de riego y abonado de la planta

    Para proceder al riego en los armarios de cultivo de planta es conveniente optar por las bandejas de riego, que facilitarán una mejor higiene en los armarios de cultivo de planta.

    Los expertos aconsejan emplear 150 ml  de agua por planta y día, mientras que durante la floración se debe ampliar a  250 ml por planta y día.

    Antes de regalar las plantas, prueba a tocar la tierra de las macetas, para comprobar si lo necesita. Si la tierra está humedad hay que esperar al día siguiente para regar la planta.

    Por su parte, el abono se realiza una vez cada dos riegos, dependiendo de las dosis y tablas de aplicación recomendadas por el fabricante del abono que estemos utilizando para nuestras plantas.

    Tratamientos fitosanitarios de plantas

    Para prevenir posibles enfermedades, al menos hay que llevar a cabo dos tratamientos fitosanitarios (uno a la semana de tener las plantas en el armario y otro en la segunda semana de floración) que contengan insecticidas y fungicidas.

    ¿Cómo instalar los armarios de cultivo de Interior?

    Ahora que ya tenemos los armarios de cultivo de planta con todos sus elementos, llega el momento de la instalación.

    En primer lugar, debemos elegir un lugar que sea discreto, alejado de miradas curiosas para prevenir posibles consecuencias, y que esté ventilado, con ventanas, para facilitar la renovación de aire.

    Después, hay que comprobar que contamos con el espacio suficiente para acceder al armario por todos sus lados para poder manejar con más facilidad la planta durante todo el proceso.

    Una vez tengamos clara la ubicación del armario, asilaremos el suelo con una manta, madera, cartón o plástico para que al retirarlo no quede ninguna marca.

    Después, tenemos que seguir paso por paso las instrucciones del fabricante. Recuerda que para instalar los armarios de cultivo de planta se requiere de lo mismo que para cualquier otro aparato: paciencia. Si algo no encaja, verifica que sea la pieza correcta.

    ¿Cómo mantener estos armarios de cultivo?

    Los armarios de cultivo de planta pueden durar mucho tiempo si los cuidamos correctamente:

    • Engrasa las cremalleras para que se deslicen más fácilmente y evitar que se atasquen.
    • Emplea bandejas de riego para impedir que el agua se acumule en el suelo del armario y se acabe rompiendo.
    • Controlar la humedad para que nunca sea superior al 80%, de lo contrario puede oxidar  la estructura y los componentes del armario.

    Siguiendo estos consejos, conseguirás mantener los armarios de cultivo de planta en mejores condiciones por más tiempo, pero lo más importante es que uses los componentes adecuados para cada armario, así obtendrás la mejor cosecha.  

  • La mayor oferta de focos para planta

    Los sistemas de iluminación para cultivar planta en interior son un factor decisivo. El periodo de crecimiento debe ser de 18 horas de luz y 6 de oscuridad. Debemos igualar las horas de luz y oscuridad 12/12, para pasar a floración, por lo que los focos resultan fundamentales.

    Saber escoger un buen equipo de iluminación es vital. Un kit de iluminación completo, con un buen balastro, una buena bombilla y un reflector apropiado, nos asegura unos óptimos niveles de luz en el cultivo en interior de plantas.

    En nuestra seccion de Kits completos para cultivar planta en interior , hay ofertas de kit confeccionados para todas las necesidades. 

    Podemos escoger reflectores refrigerados, o abiertos, en función de los requerimientos de nuestra sala de cultivo. Recomendamos reflectores refrigerados por su amplia reflexíon y su gran evacuación de calor. 

    Hay variedad de focos, bombillas y lámparas, dependiendo de las necesidades. Bombillas para crecimiento mantenimiento de plantas madres, bombillas para floración y bombillas mixtas

    Iluminación para el cultivo de planta

    La iluminación es uno de los aspectos más importantes para conseguir cultivar una planta de planta de buena calidad y productiva.

    Tipos de iluminación

    En las actuales lámparas encontramos dos tipos de iluminación: incandescente y luminiscente.

    Las lámparas con filamento convencional generan luz por incandescencia, mientras que las bombillas de vapor de sodio de alta presión (HPS) y las bombillas de halogenuro metálico (HM)  (las más habituales en el cultivo de planta) emplean un diodo y operan por fotoluminiscencia.

    También, hay lámparas fluorescentes que son capaces de servirse tanto de la incandescencia como de la fotoluminiscencia.

    El espectro lumínico adecuado para la planta

    Las plantas de planta requieren de un color distinto del espectro de luz en función de la fase en la que se encuentren: durante la etapa de crecimiento necesitan luz azul (450-500nm) y luz roja (610-750nm) durante la floración.

    Por ello, los cultivadores apuestan por tubos fluorescentes o bombillas CFL de luz azul para la primera fase de vegetativa. Posteriormente, para su crecimiento cambian a luces con el mismo espectro pero mayor potencia, como las bombillas HM con el objetivo de que la planta crezca más robusta.

    Las luces con espectro rojo se emplean durante la floración, porque se asemeja al espectro natural en exterior durante los meses de otoño, empleando las lámparas HPS y sistemas LED.

    Por otra parte, han aparecido bombillas de Alta presión de Sodio denominadas Agro, Dual ó  Grolux  que aumentan hasta un 40% la tonalidad azul, para brindar combinación de espectros adecuados para todas fases del cultivo.



    Cabe mencionar, que la luz verde no afecta a las plantas, por lo que suele ser la elegida para los cultivadores que quieren aprovechar para trabajar con el cultivo cuando las luces están apagadas sin provocar estrés a sus plantas.



    Sistemas de iluminación para la planta

    Fluorescentes y bombillas de bajo consumo



    Estas lámparas producen la luz perfecta para enraizar esquejes y arrancar semillas por su reducida potencia, su bajo consumo y bajo calor.

    Las bombillas de bajo consumo CFL (Compact fluorescent light), son una de las opciones más idónea para cultivar en espacios reducidos. Disponen de un balastro incorporado, de manera que sólo se necesita enroscarlas al reflector y conectar.

    Son muy empleadas tanto en la etapa de crecimiento o como para el mantenimiento de plantas madres.

    Por su parte, las fluorescentes tienen la ventaja de que aunque a primera vista puede parecer que emiten menos luz, cubren un mayor espectro y proporciona las longitudes de onda necesarias para el desarrollo vegetal y así como el suministro de ultravioletas e infrarrojos adecuado.

    Además, son de bajo consumo, producen una reducida cantidad de calor y distribuyen la luz de manera equilibrada a todo el armario o habitación.

    Sin embargo, por su baja potencia se suelen necesitar varias lámparas de este tipo e instalar un sistema para acercarlas y alejarlas de la planta.

    Por ello, las lámparas fluorescentes cada vez se utilizan menos y se apuesta por las lámparas de halogenuros metálicos para la fase de crecimiento.

    Las fluorescentes oscilan entre 18 y 55W por tubo, mientras que las CFL varían desde 100, 125, 200 y 250W (también disponibles con espectro rojo, para reducir el calor en floración).

    Lámparas de halogenuros metálicos o HM

    Para aumentar el crecimiento, lo mejor es seleccionar este tipo de iluminación porque cuenta con una elevada potencia. Requieren de un balastro para encenderse, que suelen ser compatibles tanto con bombillas HM como con las de sodio de alta presión o HPS, empleadas normalmente para la floración. Sus potencias más comunes son de 250, 400 y 600W.



    Bombillas de vapor de sodio a alta presión o HPS

    Son las preferidas para la fase de floración junto con los paneles LED. Sus grandes ventajas son su excelente rendimiento, su eficiencia, su larga duración y el espectro alto de rojos y amarillos.

    Sin embargo, provoca una elevada cantidad de calor, por lo que en caso de emplear estas bombillas, se recomienda combinarlas con reflectores conectados al extractor, para reducir la temperatura del armario de cultivo.

    Requieren de un balastro, que regula el voltaje y su potencia, adecuado a su consumo para poder funcionar de manera correcta.

    Existen bombillas HPS mixtas (dual spectrum) que se pueden emplear tanto en la etapa de crecimiento como de floración porque ofrecen los dos espectros lumínicos necesarios para las plantas de planta.

    Hay una gran variedad de este tipo de bombillas desde 250w, 400w y 600w y de 29.000 a los 92.000 lúmenes.

    Paneles LED

    Es uno de los sistemas de iluminación que más está creciendo porque produce los mismos resultados que las bombillas HPS pero con un consumo y emisión de calor mucho más reducidos.

    Se tratan de unidades pequeñas, por lo que debemos emplear varias para incrementar su potencia, que utilizan como fuente de luz diodos emisores de luz que no pierden energía al generar luz, siendo el sistema de iluminación que más aprovecha la energía.

    Ofrecen todos los espectros lumínicos por lo que se adapta a las necesidades de cada fase y emiten luz contínua, a diferencia de los focos hps o de halogenuro que la emiten intermitente, lo que puede generar estrés a las plantas. Además, los LED no merman su rendimiento lumínico durante toda su vida útil.



    Aunque son más caros en el momento de la adquisición, acaban por ser más rentables y no generan casi calor por lo que puede que debamos proporcionar calor extra durante los meses más fríos del año con antas térmicas, cables calentadores, etc.

    Hay todo tipo de paneles LED desde 90 hasta 280W, incluso superiores.

    Reflectores

    Para poder aprovechar al máximo todo el potencial que nos brinda un sistema de iluminación, se aconseja contar con un reflector para mejorar su rendimiento.

    Se encargan de reflejar hacia arriba la luz que sale de las bombillas, redirigiéndola para que recaiga directamente sobre las plantas, pero sin producir tanto calor.

    Estos son algunos de los tipos más conocidos

    • Reflectores refrigerados Cooltube – Cuenta con un tubo de cristal que se instala alrededor de la bombilla para refrigerarla y extraer una elevada cantidad de calor fuera del cultivo. De esta manera, podemos acercar más lámpara a las plantas incrementando los lúmenes.



    • Reflector con casquillo – Es el standard que se incluye en cualquier kit y puede abarcar una zona de cultivo de 1m x 1m con un foco de 600w. Tiene forma de arco y está es la forma de luz que proyecta, por lo que normalmente las plantas del centro serán más bajitas y las de los bordes más altas.



    • Reflectores para foco de planta - Cuenta con formas de alas, por lo que refleja la luz hacia abajo produciendo una distribución más homogénea.



    • Reflector Adjust a Wings – También tiene forma de dos alas pero incorpora dos tensores que consiguen que se pueda regular la apertura de su arco de luz para ajustarse a cada potencia.

    Kits de iluminación

    Los kits de iluminación incluyen todos los componentes que necesitarás para la iluminación de tu armario o sala de cultivo.

    Hay diversos tipos desde los más básicos hasta los más completos, dependiendo de las necesidades de cada usuario.



    Consejos sobre iluminación en interior

    La planta requiere de distintas horas de luz y de oscuridad para poder desarrollarse, en función de la etapa en la que se encuentre. Generalmente, durante su crecimiento necesita de 16 horas de luz y 6 de oscuridad mientras que para floración se igualan las horas de luz y oscuridad siendo de 12 horas cada una.

    Esto se debe a que las plantas poseen fitocromos, pigmentos azul-verdosos que se encuentran en las hojas, que detectan la duración del día y generan una repuesta fisiológica según las cantidades relativas de luz y oscuridad en un periodo de 24 horas, regulando la floración en el plantas. Estos fitocromos responden al espectro rojo de la luz y se convierten durante un periodo oscuro prolongado a otros fitocromos o se destruyen.  

    En este sentido, para poder organizar la iluminación, sin necesidad de estar todos los días pendientes, es aconsejable comprar un temporizado o un programador que se encargue de encender y apagar las luces automáticamente.

    Es importante tener en cuenta que las bombillas pierden un 50% de intensidad lumínica en un año de uso continuo, es decir, durarán unas 3-4 cosechas, aunque no se aprecie a simple vista, se deben reemplazar.

    Por otra parte, las bombillas han de mantenerse a una distancia mínima de las plantas, aproximadamente a unos 40 centímetros las de 400 w. y 60 centímetros las de 600w, de lo contrario se podrían quemar o deteriorar.

     Siguiendo estos consejos, conseguirás tener el mejor sistema de iluminación para tu cultivo de planta.

  • Controlar el temperatura y humedad de manera fácil y eficaz, se traduce en mejores cosechas.

    Existen diferentes dispositivos. Son capaces , de reproducir un clima adecuado dentro de nuestra zona de cultivo. Cubriendo todas nuestras necesidades. Es como tener un vigilante 24 horas. Son capaces de controlar nuestros Ventilacion desde 0% a 100%,  en incrementos de 1%, esto le permite controlar el clima de una manera mucho mas eficiente.

    Estos controladores son pequeños ordenadores a los cuales se les pueden conectar todo tipo de periféricos como : extractores, ventiladores, calefacciones, humificadores, deshumificadores, Co2  … Una vez introducimos nuestros parametros deseados, es el propio control de clima, quien se encarga de coordinar los distintos dispositivos conectados a él, para mantener esos parámetros.

    Control de clima en los cultivos de interior de planta

    Una de las ventajas de los cultivos de interior de planta es que posibilitan tener un mayor control sobre todos los elementos que afectan a nuestra planta: humedad, temperatura, nivel de CO2, etc…

    El control de clima nos permite conseguir una producción de mayor calidad, con un elevado rendimiento y cultivar en cualquier época del año gracias a sus numerosas posibilidades.

    Para conseguir esto, necesitaremos una serie de elementos:

    Automatismos

    En este grupo se incluyen una amplia variedad de aparatos (controladores de climas, temporizadores, temostatos, potenciómetros) que nos facilitarán esta labor.

    Los controladores de clima son los más completos porque integran en un solo dispositivo diversos mecanismos de control. Se conectan a los componentes de nuestro equipo de ventilación y a través de ellos podemos establecer tanto la temperatura como la humedad que deseamos para nuestro cultivo. El aparato se encargará de encender o apagar el equipo de ventilación en función de estos parámetros, de manera que nosotros no tenemos que preocuparnos por nada.

    La temperatura generalmente debe situarse entre los 20º C, pudiendo llegar a los 26-28ºC con las luces encendidas y mantenerse en alrededor de los 20ºC con las luces apagadas.

    Además, de los controladores de clima, hay otros tipos de automatismos que se dedican a vigilar un aspecto en concreto:

    • Potenciómetros – Modera el funcionamiento de ventiladores y extractores o intractores de aire adaptándose a las necesidades de cada momento.

    • Termostatos – Sirven para regular el clima aportando la calefacción y/o refrigeración necesaria.

    • Humidostato – Vigila la cantidad de humedad en nuestro cultivo interior para que no sobrepase los límites establecidos.

    Co2

    Otro de los elementos fundamentales para el control del clima en los cultivos de interior de planta es el nivel de Co2.

    El dióxido de carbono (fórmula química Co2) es un compuesto químico de origen natural compuesto por dos átomos de oxígeno cada uno de forma covalente doble unido a un solo átomo de carbono. 

    Las plantas emplean el dióxido de carbono del aire junto al agua y la luz para sintetizar compuestos orgánicos a través de una serie de reacciones químicas conocidas como fotosíntesis.

    Durante este proceso convierten materia inorgánica de su medio externo en materia orgánica que usarán para su crecimiento y posterior desarrollo como elementos de alimentación.

    La abundancia de CO2 en el aire incrementa considerablemente la eficiencia fotosintética de las plantas, estimulando su rápido crecimiento y mejorando su producción.

    También, les aporta una mayor resistencia a temperaturas extremas y otras formas de estrés que produce en las plantas, así como mejoras en los coeficientes de raíces y altura.

    De ahí, que en la mayoría de los cultivadores de interior apuesten por enriquecen sus espacios con Co2 para conseguir obtener cogollos más densos y compactos.

    Además, las plantas de planta poseen una disposición biológica que permite concentraciones de Co2 de hasta el 0,15%, una cifra cinco veces mayor que el contenido normal del aire que hay de nuestra atmósfera. 

    Por otra parte, las plantas de plantas enriquecidas con CO2 necesitan mayores cantidades de nutrientes, de luz y de agua debido a que durante la transpiración liberan más cantidad de agua al aire.

     

     Existen varias formas de suministrar Co2 a los cultivos de interior:

    • Generadores de Co2 –Estos aparatos queman combustibles fósiles como el gas propano o el gas natural para producir Co2, minimizando la de otros productos secundarios de la combustión. Son muy eficaces y fáciles de manejar.

    • CO2 Boost – Se compone de un cubo que contiene una fórmula patentada, una bomba y un tubo para conducir el Co2 a la zona de cultivo. Tan sólo se tiene que conectar el CO2 Boost con el ciclo de iluminación y dejar que actúe. Es un sistema ligero, totalmente natural y muy rentable a largo plazo. Se aconseja emplear un CO2 Boost por cada 6 metros cuadrados como máximo y 0,5 metros cuadrados como mínimo.

    • Kit de bombona desechable - Consiste en una bombona desechable de Co2, un manureductor y una electrovalvula (opcional). Opera durante un periodo de 4 a 8 semanas dependiendo de la cantidad de co2 emitida. Se recomienda para una sala de cultivo de 2m cubicos (1x1x2). Es una forma barata, segura y efectiva de proporcionar Co2 a nuestras plantas de cultivo interior.

    • Pads de Co2 o sistemas de liberación pasivas – Es un sistema novedoso que absorbe la humedad del cultivo, gracias a sus carbones naturales, y libera dióxido de carbono para suministrarlo a las plantas. La mayoría del CO2 que llega a soltar a lo largo de su ciclo de vida se realiza en los primeros 7 días, aunque sigue aportando pequeñas cantidades de CO2 hasta 21 días después de su instalación.

    • Sistemas de inyección – Son dispositivos que dosifican que distribuyen el CO2 procedente de unas bombonas por el espacio. Es el mecanismo más fácil y sencillo de emplear. Lo más conveniente es inyectar aproximadamente 0.5 gramos de CO2 cada hora mientras estén las lámparas encendidas.

    Para regular la cantidad de CO2 podemos adquirir controladores o "controller" de CO2 para que midan y vigilen la salida del CO2 en función del tamaño de la sala de cultivo. Hay que tener en cuenta que la concentración sumamente alta de Co2 hace que la planta no se desarrolle adecuadamente, por lo que debemos verificar las dosis que le proporcionamos.


    Humidificadores y deshumidificadores

    En una sala o en un armario lleno de plantas la humedad es muy elevada, sobre todo si son muy grandes y están en floración. Gracias al extractor y el intractor se renovará el aire y se disminuirá la humedad, para evitar que aparezcan hongos u otras enfermedades.

    Sin embargo, es conveniente emplear humidificadores o deshumidificadores para aumentar o disminuir la humedad del espacio y conseguir tener las mejores condiciones climáticas para nuestra planta.

    No hay que olvidar que la falta de humedad puede ser fatal en el desarrollo de una planta de planta, generando problemas de transpiración, ralentizando su crecimiento y hasta le puede provocar du muerte. Mientras, que en el otro lado, el exceso de humedad puede posibilitar la aparición de hongos.

    Para un correcto desarrollo de las plantas la humedad debe encontrarse entre el 50% y el 60% durante el periodo de crecimiento y entre el 40% y el 50% para la etapa de floración.

    Para controlar la humedad debemos disponer de un termohigrómetro, que registre los valores de humedad máxima y mínima, para poder corregirlos en caso de que no sean los adecuados.

    Si padecemos una humedad baja en nuestro cultivo de interior, es conveniente contar con humificadores que generen humedad.

    En el caso de que tengamos exceso de humedad, el primer paso es revisar que el sistema de extracción está funcionado correctamente o si necesita ajustes. Si aún así, se mantiene el exceso, apuesta por deshumificadores que absorben la humedad del ambiente y la condensan en un depósito que lleva incorporado. Estos aparatos, al igual que el humidificador, pueden llevar incorporado un higrostato o se pueden conectar a un controlador de humedad para regular los parámetros.



    Gracias a los elementos de control del clima, podemos establecer los niveles que consideremos y asegurarnos que nuestra planta tiene las condiciones óptimas para su desarrollo en el cultivo interior.



  • Hydroponia, Aeroponia y Cultivo Vertical.

Productos de Cultivar en Interior

por página
Mostrando 1 - 12 de 28 items

El cultivo de en interior de planta, surgió en EEUU en los años 70. Debido a las penas impuestas por el cultivo de planta, comenzó  el cultivo en interior con la idea de hacerlo más secreto. La evolución del cultivo de interior en EEUU ha sido increible.

Nosotros por nuestra parte, importamos los mejores materiales de cultivo en interior de EEUU, para que puedas disfrutar de los mejores materiales para tu sala de interior. Productos Nº1 en EEUU.     

En este apartado de cultivo de interior, encontrarás todo lo necesario para montar y optimizar tu espacio o sala de cultivo. Todos los productos que ponemos a vuestra disposición en este apartado de cultivo en interior de planta, los hemos probado antes de añadirlos a nuestro catálogo.

Cuando cultivamos en interior, nosotros marcamos las pautas de Crecimiento 18/6h y Floración 12/12h (luz/oscuridad). Una vez tenemos el ciclo de la luz controlado, lo mas importante en el cultivo de interior es conseguir un clima óptimo para las plantas.

Luz/ventilación. Estos dos aspectos son cruciales en el cultivo de planta y otras plantas ,cuando son cultivadas en interior. Te recomendamos reflectores refrigerados y balastros digitales para un óptimo funcionamiento y un clima mas estable en tu cultivo de interior. Es importante y aconsejable utilizar temporizadores/controladores para el sistema de iluminación y el sistema de extracción.

Disponemos de una amplia gama de temporizadores para los sistemas de iluminación. Controladores de clima para extractores, calefacción y aire acondicionado. Estos temporizadores y controladores facilitan mucho nuestra labor a la hora de conseguir el microclima deseado.

Cuando se cultiva en interior, se puede cultivar en tierra de manera tradicional o utilizar sistemas de cultivo optimizados para inundación, hidropónico o aéreo.

En el apartado tratamiento de olores, encontrarás todo lo necesario para eliminar olores en cultivo de interior, como por ejemplo "eliminar olor de planta".

Si necesitas un armario de cultivo, hemos seleccionado las mejores marcas de armarios de cultivo, garantizados 100% con materiales de calidad como Home Box, Secret Jardin. Disponemos de todas las medidas.

Y para que puedas adentrarte en este mundo del cultivo en interior, nosotros te asesoramos personalmente en todo lo que necesites, de principio a fin.

Greendream © 2015