Control De Clima Hay 19 productos.

Control De Clima

Subcategorías de Control De Clima

  • En los tiempos que vivimos, donde la domótica está a la orden del día, se pueden aplicar estos avances al cultivo de planta. Mediante estos automatismos conseguiremos tener todos los parámetros de nuestra sala de cultivo de plantas bajo control. Podremos establecer los diferentes valores de clima que queramos. Conectaremos todos nuestros dispositivos al controlador, y este es el que se encargue de mantener lo que nosotros tengamos programado.

  • Sobre todo para salas de madres o esquejes de planta. En toda sala vegetativa es necesario mantener una humedad del 70% aproximadamente. Si lo precisamos para clones, este porcentaje debe aumentar. Con un humidificador podemos resolver el problema si baja la humedad.

  • Sobre todo para la última fase de la floración de la planta. En ocasiones no conseguimos ese 45% de humedad como máximo y debemos ayudarnos de estos dispositivos para extraer la humedad no deseada.

  • Dado que las plantas de planta absorben CO2 a través de las hojas, si incrementamos el contenido de CO2 en la sala de cultivo dentro de unos valores determinados, podemos incrementar hasta en un 30% nuestra cosecha.

Productos de Control De Clima

por página
Mostrando 1 - 12 de 19 items

Controlar el temperatura y humedad de manera fácil y eficaz, se traduce en mejores cosechas.

Existen diferentes dispositivos. Son capaces , de reproducir un clima adecuado dentro de nuestra zona de cultivo. Cubriendo todas nuestras necesidades. Es como tener un vigilante 24 horas. Son capaces de controlar nuestros Ventilacion desde 0% a 100%,  en incrementos de 1%, esto le permite controlar el clima de una manera mucho mas eficiente.

Estos controladores son pequeños ordenadores a los cuales se les pueden conectar todo tipo de periféricos como : extractores, ventiladores, calefacciones, humificadores, deshumificadores, Co2  … Una vez introducimos nuestros parametros deseados, es el propio control de clima, quien se encarga de coordinar los distintos dispositivos conectados a él, para mantener esos parámetros.

Control de clima en los cultivos de interior de planta

Una de las ventajas de los cultivos de interior de planta es que posibilitan tener un mayor control sobre todos los elementos que afectan a nuestra planta: humedad, temperatura, nivel de CO2, etc…

El control de clima nos permite conseguir una producción de mayor calidad, con un elevado rendimiento y cultivar en cualquier época del año gracias a sus numerosas posibilidades.

Para conseguir esto, necesitaremos una serie de elementos:

Automatismos

En este grupo se incluyen una amplia variedad de aparatos (controladores de climas, temporizadores, temostatos, potenciómetros) que nos facilitarán esta labor.

Los controladores de clima son los más completos porque integran en un solo dispositivo diversos mecanismos de control. Se conectan a los componentes de nuestro equipo de ventilación y a través de ellos podemos establecer tanto la temperatura como la humedad que deseamos para nuestro cultivo. El aparato se encargará de encender o apagar el equipo de ventilación en función de estos parámetros, de manera que nosotros no tenemos que preocuparnos por nada.

La temperatura generalmente debe situarse entre los 20º C, pudiendo llegar a los 26-28ºC con las luces encendidas y mantenerse en alrededor de los 20ºC con las luces apagadas.

Además, de los controladores de clima, hay otros tipos de automatismos que se dedican a vigilar un aspecto en concreto:

  • Potenciómetros – Modera el funcionamiento de ventiladores y extractores o intractores de aire adaptándose a las necesidades de cada momento.

  • Termostatos – Sirven para regular el clima aportando la calefacción y/o refrigeración necesaria.

  • Humidostato – Vigila la cantidad de humedad en nuestro cultivo interior para que no sobrepase los límites establecidos.

Co2

Otro de los elementos fundamentales para el control del clima en los cultivos de interior de planta es el nivel de Co2.

El dióxido de carbono (fórmula química Co2) es un compuesto químico de origen natural compuesto por dos átomos de oxígeno cada uno de forma covalente doble unido a un solo átomo de carbono. 

Las plantas emplean el dióxido de carbono del aire junto al agua y la luz para sintetizar compuestos orgánicos a través de una serie de reacciones químicas conocidas como fotosíntesis.

Durante este proceso convierten materia inorgánica de su medio externo en materia orgánica que usarán para su crecimiento y posterior desarrollo como elementos de alimentación.

La abundancia de CO2 en el aire incrementa considerablemente la eficiencia fotosintética de las plantas, estimulando su rápido crecimiento y mejorando su producción.

También, les aporta una mayor resistencia a temperaturas extremas y otras formas de estrés que produce en las plantas, así como mejoras en los coeficientes de raíces y altura.

De ahí, que en la mayoría de los cultivadores de interior apuesten por enriquecen sus espacios con Co2 para conseguir obtener cogollos más densos y compactos.

Además, las plantas de planta poseen una disposición biológica que permite concentraciones de Co2 de hasta el 0,15%, una cifra cinco veces mayor que el contenido normal del aire que hay de nuestra atmósfera. 

Por otra parte, las plantas de plantas enriquecidas con CO2 necesitan mayores cantidades de nutrientes, de luz y de agua debido a que durante la transpiración liberan más cantidad de agua al aire.

 

 Existen varias formas de suministrar Co2 a los cultivos de interior:

  • Generadores de Co2 –Estos aparatos queman combustibles fósiles como el gas propano o el gas natural para producir Co2, minimizando la de otros productos secundarios de la combustión. Son muy eficaces y fáciles de manejar.

  • CO2 Boost – Se compone de un cubo que contiene una fórmula patentada, una bomba y un tubo para conducir el Co2 a la zona de cultivo. Tan sólo se tiene que conectar el CO2 Boost con el ciclo de iluminación y dejar que actúe. Es un sistema ligero, totalmente natural y muy rentable a largo plazo. Se aconseja emplear un CO2 Boost por cada 6 metros cuadrados como máximo y 0,5 metros cuadrados como mínimo.

  • Kit de bombona desechable - Consiste en una bombona desechable de Co2, un manureductor y una electrovalvula (opcional). Opera durante un periodo de 4 a 8 semanas dependiendo de la cantidad de co2 emitida. Se recomienda para una sala de cultivo de 2m cubicos (1x1x2). Es una forma barata, segura y efectiva de proporcionar Co2 a nuestras plantas de cultivo interior.

  • Pads de Co2 o sistemas de liberación pasivas – Es un sistema novedoso que absorbe la humedad del cultivo, gracias a sus carbones naturales, y libera dióxido de carbono para suministrarlo a las plantas. La mayoría del CO2 que llega a soltar a lo largo de su ciclo de vida se realiza en los primeros 7 días, aunque sigue aportando pequeñas cantidades de CO2 hasta 21 días después de su instalación.

  • Sistemas de inyección – Son dispositivos que dosifican que distribuyen el CO2 procedente de unas bombonas por el espacio. Es el mecanismo más fácil y sencillo de emplear. Lo más conveniente es inyectar aproximadamente 0.5 gramos de CO2 cada hora mientras estén las lámparas encendidas.

Para regular la cantidad de CO2 podemos adquirir controladores o "controller" de CO2 para que midan y vigilen la salida del CO2 en función del tamaño de la sala de cultivo. Hay que tener en cuenta que la concentración sumamente alta de Co2 hace que la planta no se desarrolle adecuadamente, por lo que debemos verificar las dosis que le proporcionamos.


Humidificadores y deshumidificadores

En una sala o en un armario lleno de plantas la humedad es muy elevada, sobre todo si son muy grandes y están en floración. Gracias al extractor y el intractor se renovará el aire y se disminuirá la humedad, para evitar que aparezcan hongos u otras enfermedades.

Sin embargo, es conveniente emplear humidificadores o deshumidificadores para aumentar o disminuir la humedad del espacio y conseguir tener las mejores condiciones climáticas para nuestra planta.

No hay que olvidar que la falta de humedad puede ser fatal en el desarrollo de una planta de planta, generando problemas de transpiración, ralentizando su crecimiento y hasta le puede provocar du muerte. Mientras, que en el otro lado, el exceso de humedad puede posibilitar la aparición de hongos.

Para un correcto desarrollo de las plantas la humedad debe encontrarse entre el 50% y el 60% durante el periodo de crecimiento y entre el 40% y el 50% para la etapa de floración.

Para controlar la humedad debemos disponer de un termohigrómetro, que registre los valores de humedad máxima y mínima, para poder corregirlos en caso de que no sean los adecuados.

Si padecemos una humedad baja en nuestro cultivo de interior, es conveniente contar con humificadores que generen humedad.

En el caso de que tengamos exceso de humedad, el primer paso es revisar que el sistema de extracción está funcionado correctamente o si necesita ajustes. Si aún así, se mantiene el exceso, apuesta por deshumificadores que absorben la humedad del ambiente y la condensan en un depósito que lleva incorporado. Estos aparatos, al igual que el humidificador, pueden llevar incorporado un higrostato o se pueden conectar a un controlador de humedad para regular los parámetros.



Gracias a los elementos de control del clima, podemos establecer los niveles que consideremos y asegurarnos que nuestra planta tiene las condiciones óptimas para su desarrollo en el cultivo interior.



Greendream © 2015